Colores para paredes | Los tonos fríos oscuros

Texto: revista elmueble.com

Los tonos oscurosEsta gama incluye tonos como el azul añil, el rosa intenso o el verde eucalipto. Son colores que imprimen carácter a una casa y suelen reservarse a salones, despachos, bibliotecas o dormitorios.

Tienen una gran fuerza decorativa, pero es preferible utilizarlos sólo en determinadas paredes o muebles y combinarlos con tonos claros o neutros para no recargar ambientes. Hemos elegido cuatro tonos muy polivalentes que pueden dar lugar a decoraciones informales, campestres o sofisticadas.

Verde eucalipto

Este color es adecuado para crear ambientes con una atmósfera sencilla, tradicional y campestre. Su tono oscuro de verde, se obtiene de combinar cian, amarillo y notas de gris. El verde eucalipto es un tono asociado a la naturaleza ya que es el color de plantas y árboles, además, simbólicamente, es el color de la vida y de la renovación.

Aire bucólico. Al ser un color íntimamente ligado a la naturaleza, tiene un innegable sabor a campo, por lo que resulta adecuado para una casa rústica, aunque también tiene cabida en casas de ciudad a las que se quiera transmitir un sabor tradicional o en las que su configuración arquitectónica -vigas vistas, etc.- le confieran también un aire campero.

Contrastes expresivos. En habitaciones holgadas de techos altos establece contrastes muy expresivos con colores como el rojo teja o el marrón chocolate. El eucalipto suele aplicarse a estancias amplias y, como al ser oscuro reduce ópticamente el espacio, debe estar acompañado de colores que lo aligeren, como blancos, beiges, o tonalidades claras de la gama de los neutros y los tierra.

Combínalo con…
• Muebles de maderas claras, tonos miel y envejecidas. Integra muebles rústicos como alacenas, bancos, baúles, etc.

• Complementos de aire antiguo, plantas de interior y cestas, cajas y detalles en fibras como el yute, el ratán o el sisal.

• Telas de tejidos naturales como el algodón. Combina bien con estampados de rayas y cuadros de estilo inglés.

Azul añil

Este tono, asociado a la luz del mediterráneo, sugiere ambientes tranquilos, vitalistas y dinámicos.
Se trata de un color secundario que nace de la combinación del azul con el rojo.

Es equilibrado, pues crea ambientes pausados pero también alegres y optimistas. Debe aplicarse con moderación y solo en estancias que reciben mucha luz, debido a que su intensidad resta amplitud y luminosidad a un espacio. Suele asociarse al blanco, una combinación tradicionalmente mediterránea y, por su gran protagonismo, agradece una decoración con poco mobiliario.

Veraniego e informal. Este tono de azul suele utilizarse en casas de veraneo, a las que se quiera dar un carácter desenfadado, atrevido y fresco. Se integra bien en ambientes rodeados de naturaleza.

Delimitar ambientes. El añil también se utiliza en decoración para subrayar un elemento arquitectónico, como un tabique que sirva de divisor de una habitación, o un techo envigado. Al ser un color muy expresivo, debe aligerarse el resto de la estancia con colores suaves, especialmente el blanco.

Combínalo con… 
• Muebles de obra, lacados, acristalados o con rejillas, que aligeran la decoración. También los muebles antiguos, que quieran destacarse por su exclusividad, pueden tener como fondo el añil.

• Complementos de estilo marinero o de cuero color camel, que le aportan calidez. También detalles realizados en tejidos naturales con dibujos o estampados que combinen el blanco con otros tonos de azul.

• Telas frescas y vaporosas como el lino y el algodón, que intensifican la frescura de este color. En estampados se coordina bien con los neutros. Con algún tono ácido le proporciona vitalidad.

Violeta berenjena

El violeta berenjena es una variedad del púrpura que tiende a rojizo, por lo que es un color que equilibra la frialdad del azul con el calor del rojo, situándose en una neutralidad que decorativamente facilita su combinación con otros tonos. A pesar de su frialdad, que llama a la calma y al reposo, sus toques rojizos lo hacen más vivaz y enérgico que los violetas en los que predomina el azul. Se suele reservar para crear entornos femeninos, delicados y románticos.

Destacar la arquitectura. Cuando se aplica a paredes, suele reservarse para zonas muy concretas para las que se quiera crear un efecto expresivo particular, como destacar un cuadro o un elemento arquitectónico, por ejemplo. Normalmente, para darle dinamismo y que no parezca un color apático, suele trabajarse con técnicas pictóricas como la aguada mixta, el esponjado o el trapeado.

Un toque femenino. Cuando el violeta berenjena forma parte de estancias dominadas por una tonalidad de lila muy pálida o de azul lavanda, aporta un contraste exquisito a ambientes de marcado carácter femenino.

Combínalo con… 
• Muebles antiguos o de estilo y de maderas oscuras como el nogal, resaltarán gracias al violeta berenjena.

• Complementos de cristal, que aporten luz, lo mismo que grandes espejos. Composiciones florales en blanco y malva.

• Telas sofisticadas como el satén, la seda o el terciopelo. Admite grandes motivos bordados o estampados.

Rosa intenso

Es un color jovial y dinámico, refresca las habitaciones y aporta una nota de informalidad a los ambientes. Contiene rojo y azul en la misma proporción, pero para oscurecerlo, se le añaden notas de verde, por lo que se decanta más hacia las tonalidades frías, aunque se sitúa en una frontera no muy definida, entre un rosa caramelo muy vivo, tirando a magenta, y un tono violeta.

Alegre y juvenil. Es un color muy adecuado para habitaciones juveniles, donde, aplicado a ciertas paredes, se integra bien en un ambiente dominado por colores claros, como el blanco o el rosa pálido, con los que establece juegos cromáticos divertidos.

Refrescante y atrevido. El rosa intenso es un color refrescante, que tanto puede aplicarse a casas de campo o costa, como a cocinas o, incluso, a salones y comedores, además de a habitaciones principales en pisos de ciudad siempre que se busque conseguir una atmósfera informal y atrevida.

Combínalo con… 
• Muebles en blanco, lacados o decapados, y de maderas claras, que aligeran las estancias en las que predomina el rosa intenso. Si utilizas algunos muebles con acabado metalizado se intensificará su carácter jovial.

• Complementos informales, en distintos materiales, como cerámica, acero o maderas claras. Los ramos con flores blancas o rosas pastel suavizan la intensidad de este rosa intenso y le dan dinamismo.

• Telas de distintos estampados y texturas, en los que se integrará a la perfección con otros tonos de rosa, rojo o granate, además de con neutros, azules y blancos. Las telas bordadas con motivos florales le aportarán dulzura.

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

*