Colores para paredes | Los tonos neutros

Texto: revista elmueble.com

Colores cálidos clarosSe pueden utilizar en todas las casas y permiten unificar ambientes cuando se establece una transición suave entre los distintos tonos.

De entre toda la familia de los neutros, hemos escogido cuatro que se suelen aplicar con frecuencia porque consiguen unos efectos especialmente satisfactorios.
La elegancia de un blanco lino transmite sensación de orden y armonía: la claridad cálida del beige arena es perfecta para agrandar estancias reducidas. La placidez del gris piedra permite una transición suave entre distintas zonas. Para conseguir atmósferas sofisticadas y elegantes, la elección segura es el gris plomo.

1) Blanco lino

Elegante y luminoso, este tono es adecuado tanto para ambientes clásicos como para espacios más informales, pues transmite en todos orden y armonía.

El blanco lino se obtiene mezclando el blanco puro con pequeñas cantidades de amarillo y verde. Este color se asocia con el confort, ya que es una tonalidad que facilita el descanso de los ojos. Su gran versatilidad hace que sea adecuado para combinar con cualquier otro color y que pueda utilizarse en diversos estilos decorativos, desde el más clásico hasta el más moderno.

Amplitud y claridad. Una de las virtudes del blanco es que produce una impresión de espacio y profundidad en estancias pequeñas. En espacios grandes trasmite frescura y sensación de orden. En su variante lino, además, matiza la luz y evita una cierta sensación de frialdad ambiental que a veces provoca la versión más pura del blanco.Ambientes serenos. El blanco lino, combinado con gamas cromáticas claras, permite crear una atmósfera fresca y sosegada, ideal para cualquier estancia de la casa pero, sobre todo, para aquellas destinadas al descanso, como el salón o el dormitorio.

Combínalo con…
• Muebles de maderas claras o de color miel, como el haya o el roble. Un buró antiguo o una butaca de cuero darán contraste.

• Complementos como espejos y jarrones de cristal refuerzan su claridad. Los ramos verdes le proporcionan frescor y vitalidad.

• Telas de tejidos naturales como el lino o el algodón en t0nos claros. Las telas con bordados le darán personalidad.

2) Beige arena

La calidez de este neutro permite soluciones decorativas que potencian la luminosidad y la sensación de espacio.
Este tono nace de la combinación del marrón, el blanco y el amarillo en distintas proporciones, siendo una de las tonalidades más claras de la gama de los colores tierra. Al ser un tono claro con reflejos dorados, aporta luz y calidez al ambiente, además de transmitir una positiva sensación de desahogo en zonas poco espaciosas.

Ambientes acogedores. Este beige se asocia a la simplicidad, la naturalidad y la tranquilidad, creando una atmósfera relajante que puede aplicarse a cualquier estancia. Su gran versatilidad lo hace adecuado para un piso en la ciudad o para una casa en el campo.

Distintas combinaciones. Para una atmósfera armónica, debe engamarse con otros neutros. En cambio, para conseguir un efecto sofisticado, puede combinarse con un marrón intenso, como el chocolate. También casa con colores fríos, como el azul o el verde, a los que aporta su calidez. Por contra, aligera ambientes dominados por colores como el rojo o el naranja, en tonalidades intensas.

Combínalo con…
• Muebles de maderas claras, como el arce, el fresno o el haya, o más oscuras, como el roble, el nogal o el merbau. Al ser un tono que evoca la naturaleza, agradece materiales rústicos como el mimbre.

• Complementos de cuero, caña o de distintas fibras vegetales son los que mejor se integran en ambientes dominados por el tono arena. También quedarán muy bien los complementos en tonos pastel.

• Telas estampadas en tonos neutros combinados con azules, verdes o rojos aportan dinamismo al arena. Para sofisticarlo, elige tejidos con un poco de brillo, como la seda.

3) Gris piedra

Es uno de los grises con menor proporción de negro, lo que le resta frialdad. Se asocia a la calma, a la espiritualidad y también a la elegancia y a una cierta suntuosidad, por lo que puede aplicarse a cualquier estancia, desde un recibidor hasta un dormitorio. Este tono se contagia fácilmente de los colores que lo acompañan, por ello, su efecto decorativo depende de las combinaciones de las que forme parte. Acompañado de tonos cálidos, por ejemplo, multiplica su efecto envolvente y acogedor.

Luz natural. El gris piedra es un color adecuado para zonas poco luminosas, ya que absorbe la luz solar y aporta claridad al espacio. En las estancias en las que incide fuertemente la radiación, en cambio, es un tono que tiende a desvanecerse.

Un marco decorativo. Este tono aplicado a paredes y techos constituye un marco perfecto para destacar elementos arquitectónicos de una habitación como pueden ser una chimenea o un envigado.

Combínalo con…
• Muebles decapados o acabados a la cera, ya que este gris destaca su textura. También con los pintados en fríos claros.

• Complementos en plata o acero potencian la elegancia de este tono, mientras que en blanco, realzan su luminosidad.

• Telas de texturas suaves en tonos claros armonizan con este gris.Las más rugosas le aportan elegancia y personalidad.

4) Gris plomo

Usada con moderación, esta tonalidad de neutro permite conseguir efectos de una gran fuerza decorativa y atmósferas sofisticadas.

Se trata de un tono oscuro, con bastante peso del negro y de las tonalidades azuladas. Se asocia a ambientes sobrios y elegantes. Es ideal para crear atmósferas sofisticadas tanto en decoraciones clásicas como en interiores contemporáneos, pero debe aplicarse sólo a habitaciones amplias, diáfanas y luminosas, ya que es un color que reduce notablemente el espacio. Suele aplicarse a salones, dormitorios, y a determinadas paredes de cocinas donde los muebles de acero inoxidable tengan especial protagonismo.

Atractivo y seductor. Este gris tiene protagonismo por sí mismo, por lo que puede ser más adecuado para la tapicería o para una pared en concreto, sobre todo si queremos destacar alguna zona o elemento de la misma.

Contrastes sofisticados. El gris plomo crea combinaciones serenas con colores neutros y tierras, o contrastes atrevidos con colores como el rosa intenso o el naranja. Los tonos pastel le aportan frescor y contribuyen a suavizar su efecto si es necesario.

Combínalo con…
• Muebles lacados en tonalidades claras o decapados y tapizados en blanco son los que mejor destacan sobre el gris plomo, también los de maderas claras como el pino, el fresno o el haya blanca.

• Complementos como grandes espejos o marcos plateados o decapados, que le aportan luz. Las composiciones florales con calas, orquídeas o lirios en tonos pastel c0ntrastan y le aportan serenidad.

• Telas satinadas como la seda o el raso, reflejan la luz y acentúan el tono metálico de este gris. La lana o la muselina de algodón, así como el terciopelo, le transmiten calidez y hacen más acogedor el ambiente.

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

*